Make your own free website on Tripod.com
::Hunter x Hunter::
Home
Prueba del Cazador
Principales
Participantes
Familia Zaoldieck
Torre Celestial
Genei Ryodan
Cazadores y Licencia
Nen
Rezos y Predicciones
El Autor
Liricas
Greed Island
Mapas
Episodios
Genei Ryodan ~ Episodio 8

Episodio 8: Memoria X Sentimientos X Deambular por la vida

El celular de Kurapica está sonando. Quien lo está llamando es Hisoka, que se acerca lentamente hacia la aeronave estacionada.

Kurapica: ¿Escapaste para poder llegar aquí?

Hisoka: No te preocupes, dejé una copia.

 

 

En el escondite, Irumi sigue representando el papel de Hisoka.

Irumi: ‘Me pregunto si estará bien. Cuando cambio mi cara sin usar pinzas esta vuelve a la normalidad en 4 a 5 horas’ – él ya está casi al límite – ‘Me pregunto si Hisoka tendrá el tiempo suficiente’

 

 

Pakunoda ve a Hisoka.

Pakunoda: ¡Hisoka! – él se dirige donde están ellos. Sigue hablando con Kurapica.

Hisoka: Mm, utilizar una aeronave, una idea muy buena – le dice a Kurapica – Si te desplazas a algún lugar como una isla desierta, será difícil seguirte.

Kurapica: ¿Qué tramas?

Pakunoda está desesperada - ¡¿Por qué?! ¡¿Por qué viniste aquí?! ¡Maldito Hisoka!

Hisoka: Déjame subir a la aeronave. Si te rehúsas tendré que matar a Gon y a Killua.

Kurapica: ¡Maldición!

Hisoka: ‘Sólo es una broma. Es una magnífica oportunidad, no la echaría a perder’ – Ya te lo había dicho antes. Mi objetivo principal es el Líder. Si lo sueltas, entonces me iré de la aeronave. Quiero luchar con el Líder y esa es mi última palabra.

 

La aeronave se ha elevado. Hisoka consiguió lo que quería y subió a ella junto a los niños y a Pakunoda. Ambas aeronaves se dirigen a un lugar desolado. Este es sólo montañas con formas rectangulares. Ambas aeronaves aterrizan sobre una de ellas. Kurapica, Kuroro, Senritsu y Leorio han bajado de la aeronave y esperan al lado de ella. El grupo de Pakunoda también baja. Al verlos abajo, Kurapica llama a Killua.

Killua: ¿Sí, hola?

Kurapica: Killua, coloca el teléfono en tu pecho – este lo hace. Senritsu escucha sus latidos atentamente y cuelga.

Senritsu: Está bien, son los mismo latidos que tenía Killua la última vez que lo vi. No le han hecho nada.

Kurapica: ¡Muy bien! ¡Que comience el intercambio!

Kuroro empieza a caminar y al mismo tiempo lo hacen los niños. Ambos grupos esperan ansiosos. Cuando los niños pasan a Kuroro, Kurapica se adelanta.

Leorio: ¿Qué? ¡Kurapica, espera! ¿Adónde vas? – Kurapica se detiene y lo mira con una sonrisa y sus ojos de color natural.

Kurapica: No te preocupes – corre hacia los chicos.

Leorio y Senritsu se miran con sorpresa y alegría. Ellos también corren hacia Gon y Killua.

Kurapica: ¡Gon! ¡Killua! – llega donde ellos – Gon, Killua, ¿Se encuentran bien?

Gon: Sí, estoy muy bien.

Killua: Bueno, hubo un momento peligroso pero las arañas comenzaron a discutir entre ellas.

 

En el otro sector, Hisoka ríe satisfecho. Kuroro ya está llegando.

Hisoka: Bienvenido.

Kuroro pasa por el lado de Pakunoda sin mirarla. Ella mira al grupo de Kurapica, donde están todos felices, y luego mira a Kuroro. La aeronave de Kurapica se va.

 

Kurapica mira el lugar desde una ventana de la aeronave mientras piensa.

Kurapica: ‘Hablar o tener algún contacto con los miembros del Ryodan significa la muerte. No podrá utilizar su poder nen. Es la agonía de no poder hacer nada. Que la disfrutes’

 

Kuroro mira cómo se va la aeronave de Kurapica.

Hisoka: Llevo esperando mucho tiempo – Kuroro lo mira – Este momento. ¡Prepárate a luchar! Jajaja. La razón por la cual me uní a La Araña fue únicamente para vivir este momento – se saca la parte superior de su traje y le muestra a Kuroro el tatuaje de la araña con el número 4 en su espalda – Jaja, ya no necesito esto – se saca el tatuaje de la araña - ¿No lo crees? Ahora esto no será una lucha entre miembros – empieza a encender su aura – Así que puedes hacerlo sin temor.

Kuroro sonríe – Ya lo entiendo. Ahora que sé que no perteneces al Ryodan puedo hablarte. No, no voy a luchar contigo.

Pakunoda mira todo esto desde la aeronave.

Kuroro: Sería mejor decir: No vale la pena luchar contra mi.

Hisoka: ¿Acaso tratas de provocarme? ¿O es que intentas comprar tiempo para poder así robar mi habilidad nen? Puedes robar la habilidad de otros y usarla libremente como si fuera tu propia habilidad, ¿no? Eres un Cazador, perteneces a una clase especial. Vamos, no hagas que me inquiete, comencemos ya. Acabaré contigo.

Kuroro: Yo no te estoy provocando, es la verdad. Aunque no lo creas el bastardo apuñaló mi corazón con la cadena del juicio y por ese motivo ya no puedo utilizar más el poder nen.

Hisoka: No tengo intención alguna de seguir escuchando tus bromas. Tu talento es infinito y absoluto y ¡Tu! Eres el único que puede ser mi rival. ¡No puedo detenerme! El momento que esperaba se ha dañado – le lanza una carta a Kuroro, él no hace nada por defenderse. Finalmente Hisoka la detiene con su Caucho Bungee a milímetros de la frente de Kuroro y luego la deja volar. Hisoka le da la espalda a Kuroro.

Hisoka: No te mataré si no te puedes defender. Hasta pronto – suelta sus cartas que salen volando por el viento y se va dentro de la aeronave, junto a Pakunoda.

Hisoka: Kuroro dijo que ya nos podíamos ir.

Pakunoda. Sí, ya veo.

La aeronave emprende el vuelo con Pakunoda e Hisoka, dejando atrás a Kuroro.

Camino al aeropuerto.

Pakunoda: ¿Cómo escapaste?

Hisoka: Conozco a alguien que es muy bueno disfrazándose – está escribiendo un mensaje en su celular – No te preocupes, ya no tengo intención de matar a Kuroro. Sabes bien que no me interesan los juguetes rotos – el mensaje dice:”Ya te puedes ir”.

 

 

Leorio: No entiendo, ¿Qué está sucediendo? Hisoka se fue sin pelear. ¡Imposible!

Kurapica: Supongo que el líder se dio cuenta que Hisoka no era un miembro del Ryodan y le contó todo acerca de la cadena. Conociendo el punto de vista de Hisoka, no es ninguna sorpresa que haya perdido el interés de pelear con alguien que no puede utilizar nen.

Leorio: ¿Qué? ¿Él no era parte de La Araña?

Kurapica: No, el verdadero objetivo de Hisoka era sólo uno: Cazar al líder de La Araña.

Gon: ¡Kurapica!

Kurapica: Gon, Killua – se acerca a ellos – Lamento haberlos puesto en peligro – Gon niega con su cabeza y sonríe.

Gon: Pero le clavaste la cadena al líder, eso es lo que importa.

Kurapica: Sí, pero este asunto…

Gon: Este asunto con La Araña se termina aquí mismo – ríe.

Killua: ¿Qué? – mira a Gon – Algo parecido – también sonríe – El líder ya no puede comunicarse con ninguno de los miembros del Ryodan y nunca más puede volver a usar nen. En resumen, significa que La Araña perdió a su líder.

Kurapica: Aunque La Araña pierda su cabeza, nunca morirá.

Gon: Si morirá, porque Pakunoda cumplió su promesa. No necesitamos tomar ningún tipo de acción. ¡Olvídalo! – ‘No quiero que Kurapica pelee más. No quiero’

Leorio: Gon.

Kurapica: ‘Nada ha terminado. A menos que La Araña muera, este odio nunca se desvanecerá’ – se acerca a la ventana. Lleva mal aspecto – Yo tengo que… yo tengo q…

Gon: ¡Kurapica!

Kurapica está realmente mal – ‘Todavía me quedan muchas cosas por hacer’ – se desmaya. Todos se acercan a él.

 

 

Pakunoda habla por celular con un miembro del Ryodan – Yo regresaré pronto. Sí, el líder fue dejado en libertad. Prometo que les explicaré todo cuando regrese. Ya se enterarán – cuelga.

En el aeropuerto cada uno toma su propio camino.

Hisoka: Bueno, me voy. Ah, lo olvidaba. Hablando francamente, mi futuro real…

Pakunoda: ¿Tu futuro real?

Hisoka: Hice trampa respecto a mi futuro para lograr que La Araña se quedara en la ciudad de York y así luchar contra el Líder. La verdad nunca imaginé que el Líder quedaría convertido en esto. Y en lo que respecta a mi verdadero futuro, se supone que el duelo con el Líder debería ser el martes y para cuando dejara La Araña, sus miembros estarían reducidos a la mitad. Parece que el destino está cambiando poco a poco, ¿Verdad? Adieu – se va.

 

En el trayecto a la guarida del Ryodan, Pakunoda camina por calles solitarias. En frente de ella aparece un gato blanco que parece perdido. Ella lo llama, lo toma en sus brazos y comienza a caminar con él. Empieza a recordar. En su mente aparece una imagen de la ciudad de las Estrellas Fugaces. Un atardecer y sentado en lo alto de unos escombros, está Kuroro, joven, pero con la marca en su frente. Él se da vuelta y sonríe. La llama: “Paku”. Pakunoda despierta de su recuerdo y el gato salta al suelo y camina hacia un pasaje, ella lo sigue y se encuentra finalmente con un parque en el cual hay una manada de gatos. En lo alto, está el líder de esa manada, un gato negro, soberbio y orgulloso. El gato blanco maúlla. Pakunoda sonríe y le contesta: “Miau”. El gato blanco se aleja de ella y se va con la manada.

Pakunoda lo mira – ‘Regresa con tus amigos’

 

 

Pakunoda llega a la guarida del Ryodan, todos la miran expectantes.

Phinx: ¿Dónde dejaste al Líder? – su cara cambia a sorpresa - ¿Qué haces con un arma?

Pakunoda tiene una pistola en su mano derecha. Nobunaga la entiende.

Pakunoda: El Líder no pudo venir.

Phinx se levanta – No bromees con nosotros, explícanos qué pasó.

Pakunoda: Lo haré.

Phinx: ¡Prepárate para lo que recibirás de acuerdo a lo que digas!

Pakunoda: Tranquilos, no se preocupen – enciende su aura – Las balas de la memoria que puedo disparar tan sólo son seis, exactamente el mismo número de miembros que cuando se formó La Araña. Feitang, Phinx, Machi, Nobunaga, Shalnark, Franklin. Confíen en que les traspasaré mi memoria – apunta – y mis sentimientos.

Machi: Paku.

Phinx: ¿Qué? Estás controlada por ese bastardo.

Nobunaga: Confía en ella. Está hablando Paku.

Pakunoda dispara las seis balas. Cada una llega a la frente de su destinatario. Los seis miembros del Ryodan empiezan a ver la memoria de Pakunoda.

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

El primer recuerdo es cuando Kurapica le revela su técnica a sus amigos en el hotel.

Leorio: ¿Es que no entiendes Gon? Morirá si ataca a cualquier persona diferente del Ryodan.

 

El siguiente es en la aeronave.

Kurapica: Tú sigues Pakunoda – le lanza la cadena del juicio.

 

Un recuerdo de la antigua Araña.

Kuroro: Lo que debe salvarse no es al individuo sino La Araña.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

 

Pakunoda baja su brazo, cierra sus ojos y sonríe dulcemente. Una cadena empieza a materializarse. Ella abre sus ojos y la ve aparecer lentamente. Finalmente la cadena rompe el corazón de Pakunoda y ella cae muerta antes sus compañeros.

 

Phinx: ¡Paku!

 

Los recuerdos siguen.

 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Camino al aeropuerto con los rehenes.

Gon: Sí, porque somos sus amigos – ella se detiene – Porque somos sus amigos, honestamente no queremos que Kurapica mate a nadie más.

Killua: Así que es mejor contentarse con un intercambio

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

 

Los recuerdos terminan.

Shizuku está al lado de Pakunoda – Está muerta – cierra sus ojos - ¿Qué sucedió? ¡Hablen!

Todos están conmocionados. Phinx da un paso hacia Shizuku.

Phinx: Yo te lo explicaré.

 

 

En el lugar montañoso ya está amaneciendo. Kuroro todavía sigue en el mismo lugar. Hay una carta clavada en el suelo. Kuroro la recoge y la mira: Es el jockey. La deja ir. Recuerda su predicción mientras mira el horizonte, viendo cómo sale el sol.

 

Kuroro: “El crisantemo junto con sus hojas morirá y caerá en el suelo junto donde yacen bañados en sangre los ojos rojos. Sin embargo, tu posición superior continúa, aunque tus brazos y tus piernas disminuyeron a la mitad. Disfrutemos del drama que se lleva a cabo entre dos actos. Estarás bien si buscas nuevos amigos. Si piensas viajar, el este será una buena dirección. Allá conocerás a la persona que te está esperando”. El este, eso dijo.