Make your own free website on Tripod.com
::Hunter x Hunter::
Home
Prueba del Cazador
Principales
Participantes
Familia Zaoldieck
Torre Celestial
Genei Ryodan
Cazadores y Licencia
Nen
Rezos y Predicciones
El Autor
Liricas
Greed Island
Mapas
Episodios
Genei Ryodan ~ Episodio 3

Episodio 3: Persecución X Escape X La Araña empieza a correr

*********************************************************

NOTA: Si vieron la versión animada, con traducción colombiana, no se inquieten cuando al leer de aquí en adelante algo acerca de Senritsu, esté referido con género femenino. Senritsu originalmente es mujer, pero lamentablemente, por cosas de la traducción, su voz la hizo un hombre (lo mismo pasó con Irumi, el hermano de Killua). Sin embargo, yo preferí cambiar el trato de “el” a “ella”  ;)

*********************************************************

 

 

La lluvia cae en la ciudad de York. Killua se encuentra en su puesto de vigilancia, cerca de la guarida de La Araña, esperando. En un momento, escucha ruidos y se esconde. Senritsu aparece en la azotea de ese edificio y al no ver a Killua, se pone a escuchar atentamente el ambiente, hasta localizar los latidos del corazón de Killua.

Senritsu: Sé que estás ahí, no te escondas, sal de ahí.

Killua sale de su escondite.

Killua: Eres Senritsu – se pone tras ella.

Senritsu: Qué rápido eres – se da vuelta a mirarlo – Hola, es un placer conocerte, Killua.

Killua: Eh, sí – la mira de pies a cabeza.

Senritsu: Te preguntas si soy digna de confianza, ¿No es así?

Killua: Yo no…

Senritsu: Pero no necesitas hacerlo – se da vuelta y camina hacia la orilla de la azotea mirando el lugar. Cierra sus ojos y coloca sus manos en sus oídos, para escuchar mejor. Así permanece unos instantes, hasta lograr su objetivo. Escucha unos pasos.

 

 

Nobunaga: El hotel Becky Taylor era uno de los hoteles donde la familia Nostrade se estaba alojando, ¿No es así?

Machi: Así es, pero cuando Shalnark revisó el sitio web hace 3 días, ellos ya se habían mudado.

Líder: Probablemente tomaron otras habitaciones en el mismo hotel bajo nombres diferentes.

 

 

Senritsu: No puedo escuchar su conversación a causa del sonido de la lluvia, pero ciertamente puedo oír a alguien que habla en el área. De acuerdo a la cantidad de pasos puedo afirmar que son 5 ó 6 personas. ¡Ah! Y también hay una mujer de falda corta y caminan en dirección opuesta a nosotros, Killua.

Killua trata de escuchar lo que Senritsu le acaba de relatar, pero no logra oir nada.

Killua: ¡Sorprendente! Gon y yo tenemos oídos muy sensibles, pero no consigo escuchar nada.

Senritsu: Esa es una de las habilidades que poseo.

Killua: Van con un manipulador de nen que materializa y copia edificios. El mundo del nen es muy amplio.

Senritsu: Y bien, andando Killua. Queremos seguirlos antes de que se alejen y no pueda escuchar su conversación, ¿De acuerdo?

Killua: Claro.

Killua y Senritsu corren por las calles de la ciudad, siguiendo al grupo de Kuroro.

Senritsu: Kurapica tiene que estar en una situación desesperada para pedir mi ayuda.

Killua: ¿Qué?

Senritsu: Usualmente quiere hacerlo todo él solo, ¿Sabes?

Killua: Sí, tienes razón, así es. ¿Hay otras personas trabajando con Kurapica?

Senritsu: Mm, dos más. Hay dos personas más.

Killua: Ya veo.

Senritsu: ¿Y tú? ¿Tú eres un asesino profesional?

Killua: Yo lo era ¿Cómo lo supiste?

Senritsu: Es sencillo. Tú caminas magistralmente al estilo “Espien”

Killua: Qué es eso de “Espi” o cómo se diga.

Senritsu: Es una terminología. En música significa un sonido muy débil, casi inaudible.

Killua: Sí, se me volvió un hábito caminar sin hacer ruido alguno.

Senritsu: Eres la persona más silenciosa que yo haya conocido. Tienes una habilidad muy grande. Esa es la razón por la cual Kurapica confía en ti. Ahora puedo entenderlo, ¿Sabes?

Killua: Bueno, lo hago un poco obligado.

Senritsu: Oh, ¿Hablas en serio?. Espera – se detiene – Detengámonos – cierra sus ojos y coloca sus manos en sus oídos para escuchar, cada sonido, hasta encontrar los pasos del grupo de Kuroro – Ya vienen, están a 100 metros, bordeando la esquina.

Killua: Entonces, ¿Puedes diferenciar unos pasos de otros?

Senritsu: Cada uno tiene su sonido, aunque es un sonido muy sutil.

Killua: ‘Es fantástica, no necesita ningún equipo. Ni siquiera a esta distancia necesita la técnica Zetsu, ni preocuparse de que la vean’ – Killua sube rápidamente por un edificio y le grita desde arriba a Senritsu - ¡Espera aquí, iré a investigar si es nuestro objetivo! – se va.

Senritsu: Él sigue siendo un asesino profesional.

 

 

Por la ciudad, Leorio viaja en auto junto con los demás. Kurapica está a su lado, disfrazado (está vestido completamente de negro, con gafas y una peluca). En el asiento de atrás viaja Gon. El celular de Gon empieza a sonar.

Gon: Hola Killua.

Killua: Sí, encontré a la mujer – él está vigilando desde un edificio – Pero está con otros miembros de La Araña. Los seis están juntos. Entre ellos hay uno con un moño.

Gon: ¿Qué?

Killua: Y hay otro. Otro que nunca habíamos visto. Ese hombre es probablemente el Líder.

Gon: ¿Y cómo viste?

Killua: Lleva puesto un abrigo negro con una cruz al revés en su espalda. Tiene cabello negro peinado hacia atrás. Yo diría que se mantiene totalmente alerta. Incluso tengo miedo de acercarme demasiado. Siempre se mantiene en estado de alerta. Mientras se mantengan juntos, no creo que haya la menor oportunidad de crear una situación para que bajen la guardia.

Kurapica: Gon, déjame hablar con él – Gon le pasa su celular a Kurapica - ¿En dónde están ahora?

Killua: Frente al edificio Motoba, caminan por la calle Continental y se dirigen hacia el oeste – Kurapica mira un mapa.

Kurapica: Hay una estación, quizás piensan tomar el tren. ¿Crees poder tomar el mismo tren?

Killua: Según las condiciones. Lograré hacerlo si hay mucha gente.

Kurapica: Trata, por favor.

Killua: Cambio y fuera – corta.

Kuapica: Leorio, cambia hacia el sur.

Leorio: ¿Hacia el sur? Muy bien.

 

 

Efectivamente, Kurapica tenía razón, el grupo de Kuroro tomó el tren. Killua pudo seguirles. Habla por celular.

Killua: Senritsu viaja con ellos en el mismo vagón. Estoy en el último vagón. El tren se dirige a la estación Kasumi.

 

 

Kurapica: Tomaron el tren.

Gon: Cuando ellos nos capturaron viajaban en un automóvil.

Kurapica: Sí.

Leorio: Pero cómo se dirigen al centro, quieren evitar un embotellamiento.

Kurapica: Ellos van hacia la estación Kasumi – mira el mapa – Seguramente lo que están pensando es ir al centro.

Gon: ¿La subasta será realizada en esa dirección?

Kurapica: ‘Nuestro hotel está en esa dirección’

 

 

En el hotel, Scwala habla con su amada Elisa por teléfono.

Scwala: Así es, eso creo. Estoy pensando. Lo sabes, ¿no? No es tan fácil esta vida… Así es, alimentarlos es muy costoso y además en cuanto a ti, yo quisiera…Elisa, yo…

 

Al estar en esta conversación, Kurapica no puede comunicarse con él, el tono le suena ocupado.

Kurapica: ¡Diablos! Está ocupado.

 

 

Scwala. Sí, te veré luego. Ten mucho cuidado por favor. Las circunstancias actuales son peligrosas. Adiós – cuelga.

 

 

El tren se detiene en una estación y el grupo de Kuroro baja. A los pocos segundos, Senritsu lo hace también y llama disimuladamente a Killua, dándole aviso, para que él también baje del tren. Killua llama de vuelta a Kurapica.

Kurapica: ¿Algún movimiento?

Killua: Se bajaron en una estación llamada Lipa. Se dirigen a la tienda Zarana.

Kurapica: Esto está mal. Es la dirección de nuestro hotel – cuelga y llama a Scwala.

Scwala: ¿Sí? Kurapica, ¿Qué pasa?... ¿Hablas en serio? ¿Descubrieron que habíamos cambiado de habitación?

Kurapica: Es mejor que salgas de ahí inmediatamente.

Scwala: Claro que me iré de aquí. Dejaré todo en la habitación – cuelga y llama a sus perros. Antes de irse ve los ojos rojos sobre una mesa -  Al menos debería llevarme eso.

 

 

Leorio estaciona el automóvil, sin apagar el motor, fuera de la estación Lipa.

Leorio: Estamos frente a la estación ¿Nos acercamos un poco más?

Kurapica: No podemos. Si me acerco demasiado sentirán mi intención de eliminarlos. Gon, puedo cubrir el área que va desde aquí hasta la entrada de la estación. Esta es la distancia que puedo cubrir. Desde aquí me tomaría 0,5 segundos para que el alcance llegue hasta allí. Con las habilidades que ellos poseen, es más que suficiente para que ellos lo esquiven a menos que su atención se vea desviada por algo más.

 

Los tres miran hacia la entrada de la estación. Allí aparecen los seis: Kuroro, Kurotopi, Machi, Pakunoda, Shizuku y Nobunaga.

Luego de salir de la estación, todos se detiene para ubicarse un poco mejor en el lugar.

Shizuku revisa un libro – Déjame ver. La dirección del hotel es…

Nobunaga: Shizuku, es más fácil si dejamos que Kurotopi lo encuentre en lugar de estar buscando en ese libro.

Pakunoda: El lugar donde está la copia de los ojos rojos es por allá.

Kurotopi: Se están moviendo. Se mueven lentamente.

Líder: Debe estar bajando por un ascensor – y en efecto, así es.

Nobunaga: Entonces, démonos prisa, Líder.

Líder: Debemos dar comienzo a la operación para capturarlo. Mantengan una distancia en la cuál podamos cubrirnos los unos a los otros.

Machi: Es mejor que no causes problemas, ¿Entendiste? – le dice a Nobunaga.

Líder: Pakunoda, cuándo atrapemos nuestro objetivo descubre lo que puedas de Ubog.

Pakunoda: Sí, entendido.

Líder: Después de eso, Nobunaga, tú podrás hacer lo que quieras.

 

Scwala por su lado llega a un coche y sale en él hacia la ciudad. La Araña empieza a correr en su búsqueda.

 

 

Gon: ¡Oh!

Kurapica: Van corriendo hacia el hotel.

Leorio: ¿Qué?

Kurapica: ¡Más rápido!

La Araña se desplaza rápidamente y Kurapica se empieza a desesperar.

Gon: ¿Por qué no tomamos un taxi, Leorio?

Leorio: Estamos a hora pico y el tráfico es terrible. Ellos son muy rápidos, más veloces que un taxi… - Kurapica ya no puede esperar más y sale del automóvil, en persecución contra el grupo de Kuroro – Oyeee.

Gon: ¡Kurapica!

Kurapica: Espera allí hasta que yo te llame, Gon, ¿Me entiendes?

Leorio: Maldición, se enloquece por el Genei Ryodan – suena una puerta del auto abriéndose. Gon sale corriendo tras Kurapica - ¡Gon! ¿Tú también?

Gon: ¡Kurapica! ¡Espera! Tengo una idea – el celular de Kurapica empieza a sonar.

Killua: ¿Kurapica? Estoy a la salida de la estación con Senritsu. Dice que las seis personas van corriendo hacia el noreste.

Kurapica: Sí, voy tras ellos.

Killua: ¿Qué? Ni lo sueñes ¿Vas tras ellos? Puede ser peligroso. Se darán cuenta. ¡Detente inmediatamente Kurapica! ¡Oh! ¡Me colgó! Que idiota es.

 

La Araña se desplaza rápidamente por la ciudad a través de las personas. Scwala dentro del auto está un poco más tranquilo, creyendo que ya escapó.

Scwala: Parece que a duras penas pude escapar. Es demasiado, creí poder estar tranquilo hasta encontrar otro trabajo, pero hoy es mi último día – ya son las 18:37.

 

 

Kurotopi: se mueve a la derecha a 150 km/hr.

Líder: Debe ir en un auto.

 

 

Killua: Leorio, ¿Dónde está Gon?

Leorio: Él saló corriendo persiguiendo a Kurapica y además me dijo que esperara aquí. Es un iluso, ¿Cómo cree que puedo esperar? Conduciré hasta el hotel, pero el tráfico está realmente pesador. Difícilmente me puedo desplazar.

Killua: Entendido, iremos tras Kurapica – cuelga – Todo el mundo hace lo que le viene en gana – empieza a correr.

Senritsu: Oh, Killua – corre tras él.

Killua: Estamos hablando de seis personas. Una sola puede causar grandes problemas. No es solamente Kurapica, Gon también corre peligro. ¡Maldición!

 

 

Scwala sigue conduciendo, pero hay un gran atochamiento.

Scwala: ‘Diablos, el tráfico está pesado’

 

 

La Araña sigue su persecución, seguidos por Gon y Kurapica.

Nobunaga: Bastardo de la Cadena, no escaparás.

Líder: Nos han estado siguiendo.

Machi: ¿Desde cuándo?

Shizuku: La verdad no me di cuenta.

Nobunaga: Alguien nos está siguiendo.

Pakunoda: Podría ser el Bastardo de la Cadena.

Nobunaga: ‘Maldición, al frente y atrás’ – desenfunda su katana – ‘Escapa y al mismo tiempo nos persigue. ¿Cuál de los dos es el Bastardo de la Cadena?’ – ¡Líder!

Líder: Nobunaga, Kurotopi, Pakunoda. Vayan tras el que corre.

Kurotopi, Pakunoda: Entendido.

Nobunaga: Dejaré al que viene atrás en tus manos. Si es el Bastardo de la Cadena, sujétalo hasta que yo llegue.

Pakunoda: Nobunaga, nos vamos.

Nobunaga: Sí – se va con ellos.

 

Kurapica y Gon siguen detrás de ellos. Gon se sorprende pues Kuroro y los otros se detienen y se voltean hacia ellos. Rápidamente, Gon y Kurapica saltan hacia ambos lados de la calle, ocultándose. Los tres están listos para atacar.

Líder: ¿Pudiste ver algo?

Shizuku: Una sombra, ninguna figura.

Machi: Hay uno en el callejón, el otro detrás de la basura.

Líder: Muy bien – da un paso – No olvides usar Gyo.

Shizuku: Entendido – ella y Machi usan Gyo en sus ojos.

 

 

Scwala espera impaciente en el taco. Killua y Senritsu siguen corriendo para alcanzar a Kurapica.

Killua: Dime, ¿Qué sucedió?

Senritsu: Se detuvieron. Los descubrieron.

Killua: ¿Qué? ¿Qué tan lejos estamos?

Senritsu: Muy cerca, pero démonos prisa.

Killua: Sí, vamos.

 

 

Leorio también se impaciente en el taco. No hay movimiento.

Leorio: Muévete, muévete, muévete – toca la bocina – Eso es – empieza a avanzar lentamente y ve una calle vacía a su izquierda – Tomaré este atajo.

 

Son las 18:41 de la tarde. Kuroro, Machi y Shizuku están a unos pocos metros de Gon y Kurapica. Este está impaciente, preparándose para atacar.

Kurapica: ‘Malditas arañas, si quieren atacarme, vengan’

Gon mira preocupado a Kurapica – ‘Kurapica, no tenemos ninguna oportunidad si nos enfrentamos a estos tres bajo estas circunstancias’ – Kurapica está ciego de rabia, sus cadenas se agitan – ‘¡Kurapica!’

 

Kuroro, Machi y Shizuku miran en dirección de Gon y Kurapica y están a punto de avanzar hacia ellos.