Make your own free website on Tripod.com
::Hunter x Hunter::
Home
Prueba del Cazador
Principales
Participantes
Familia Zaoldieck
Torre Celestial
Genei Ryodan
Cazadores y Licencia
Nen
Rezos y Predicciones
El Autor
Liricas
Greed Island
Mapas
Episodios

Genei Ryodan ~ Episodio 1

Episodio 1: La Araña X Cadáveres X Engaño

En la ciudad de York ya es de noche. En el hotel en que se aloja Kurapica, se encuentra él y sus tres amigos.

Gon: ¿Cohersión y compromiso?

Leorio: Así es Gon, limitarse a lo acordado y responsabilizarse por lo acordado.

Kurapica: Es correcto – levanta su mano derecha y materializa la cadena – El Nen es un poder sobre el cual la mente tiene mucha influencia – Gon y Killua tienen cara de sorpresa – Dependiendo de qué tan fuerte sea la mente, así de fuerte será el poder del nen. Sin embargo, siempre va acompañado de grandes riesgos. Me comprometí personalmente a utilizar el nen sólo para vencer a La Araña. Ideé una serie de reglas para este propósito – todos se sorprenden – Si llego a atacar a una persona que no pertenezca a La Araña caeré muerto – dice, indicando su pecho – En mi corazón está clavada la espada del nen. Mi habilidad es el producto de mi venganza nacida de la ira. El poder no funciona sino con aquellos que pertenecen a La Araña. Les estoy contando esto, por favor no se lo digan a nadie.

Killua mira el suelo y aprieta sus manos.

Killua: ¿Por qué? ¿Por qué nos cuentas esto? – se pone de pie - ¡Una cosa tan importante!

Gon: ¡Killua!

Kurapica: Bueno, yo no sé por qué lo hice, quizás perdí mi batalla. La cabeza del Genei Ryodan ya fue asesinada.

Killua: Eso está mal. Aún quedan muchos miembros. Entre los sobrevivientes hay uno que puede leer la memoria. Probablemente su habilidad consiste en leer cualquier información que quiera sólo tocando a la persona. Aunque no tengamos la intención de confesar, ella puede leer nuestra memoria libremente. ¡Si llega a descubrir esto, Kurapica habrá perdido cualquier oportunidad de vencerlos!

 

 

En la guarida del Ryodan.

Nobunaga: ¿Y eso qué significa? ¿Por qué tenemos que replegarnos?

Líder: Lo digo literalmente. Nos iremos esta misma noche. Hoy ya he obtenido todos los tesoros. Esto fue todo aquí.

Nobunaga: Todavía no, aún queda el Bastardo de la Cadena.

Líder: Aún existe ese cuello, ¿No es así?

Nobunaga: Así es Líder, hasta que me vengue de la muerte de Ubog. No daré un paso atrás hasta que atrape a ese bastardo y lo haga pedazos.

Franklin: Nobunaga, basta. Olvídalo ya. Es una orden directa del Líder.

Nobunaga: Escucha Kuroro, ¿Es esa realmente tu orden como Líder?

A la memoria de Kuroro viene una escena del pasado, donde unos chicos juegan lanzándose un video-cassette, mientras corren felices. El lugar está lleno de basura por todas partes. Se aprecia la pobreza del lugar y la gente que vive allí.

Líder: ‘En un principio sólo quería tener…’ – materializa el libro en su mano derecha – Nobunaga, te haré tener una respuesta a mi pregunta.

 

 

Killua: En ese momento no sabíamos que el Bastardo de la Cadena era Kurapica, por lo tanto, no lo revelamos, pero ahora es diferente.

Leorio: Entonces, lo mejor será que no nos acerquemos a ellos. Supongo que no conocen la conexión que hay entre uds dos y Kurapica.

Gon: No la conocen.

Kurapica: Yo me mantendré siempre en contacto con Hisoka.

Killua: ¿Qué has dicho?

Gon: ¿Qué? ¿Hisoka?

Leorio: ¿Pertenece al Genei Ryodan?

Kurapica: Él sabe que soy el Bastardo de la Cadena. Ya hicimos un trato, pero no sé como piensa actuar ahora que el Líder ha sido eliminado.

 

 

Kuroro ha invocado el nen de Neon y le lee la suerte a Nobunaga.

Líder: Lo robé de la mujer que tiene el talento para hacer una predicción en forma de verso y que se cumple en un 100% de las veces. Es lo que sucederá las siguientes semanas durante este mes.

Nobunaga lee su predicción.

Shalnark: ¿Qué es lo que ves, Nobunaga?

Nobunaga: La semana entrante probablemente cinco personas morirán. “Una parte importante del calendario se perderá y las lunas restantes lo lamentarán profundamente. El enero que se negó a participar en el juego seguirá persiguiendo la sombra de noviembre. El crisantemo junto con sus hojas morirá y caerá donde los ojos rojos yacen, aunque las patas y los brazos que te queden, sólo serán la mitad”. No tengo una pista de qué puede significar las otras cosas, pero los brazos y las patas de La Araña somos nosotros, los miembros, entonces, si dice la mitad, quiere decir que otros cinco miembros morirán además de Ubog.

Líder: El verso que me leyeron estaba compuesto por unas frases similares. Probablemente si lo hubiéramos predicho utilizando otros miembros habría salido algo similar. Otra cosa que sé es que los meses del calendario en la predicción indican el número de miembros. En resumen, noviembre significa el mes 11, el número de Ubog; el crisantemo significa septiembre, el mes 9 y eso nos deja agosto, el mes 8.

Phinx: El ojo rojo no tiene nada que ver con alguno de nosotros.

Líder: Da la impresión que se refiere al Bastardo de la Cadena.

Pakunoda: Los ojos rojos. Ya lo recuerdo. Las personas cuyos ojos se vuelven rojos no eran…

Feitang: Eso quiere decir que uno de ellos sobrevivió.

Machi: ¿Significa que esa persona también morirá?

Phinx: No puedes saberlo. Lo que dice es que yacen boca abajo cubiertos de sangre.

Shalnark: Bueno, ya lo ves Nobunaga, si seguimos al Bastardo de la Cadena tendremos una pérdida enorme. Reduciremos nuestro poder a la mitad.

Nobunaga: Pero escuchen…

Shalnark: Mi habilidad y tu habilidad, Nobunaga, pueden ser reemplazadas, pero las de Shizuku y Pakunoda son extrañas. No podemos darnos el lujo de perderlas.

Líder: Hoy es el primer sábado de septiembre. Si regresamos a nuestro centro de operaciones hoy, difícilmente tendremos la oportunidad de tropezarnos con el Bastardo de la Cadena la semana entrante. El mérito de mayor importancia en el talento de la predicción es el ofrecer la oportunidad de evitar que se cumpla la mala predicción. Si nos vamos de aquí y evitamos enfrentarnos al Bastardo de la Cadena, por el contrario, en un 100% esta predicción no se hará verdad Nobunaga. Tú y Ubog eran de la escuadra suicida. Morir hacía parte de su deber. ¿No escogieron uds mismos ser un peldaño en el camino del éxito?

Nobunaga: Así es.

Líder: Shizuku, Pakunoda, Shalnark. Ellos tres hacen parte de la unidad para la recolección de información. Son la parte vital que soporta nuestras actividades. Actuar como escudos para protegerlos hacía parte de su misión, ¿Verdad? ¿Quién de los dos está actuando de una manera egoísta olvidando cuál es su posición en el Ryodan? ¿Tú o Yo? ¿Tienes algo que decir?

Nobunaga: No.

 

 

Gon: ¿Qué haremos?

Killua: Será mejor que los encontremos. Cómo sabemos el secreto de Kurapica, sería muy peligroso asumir una actitud pasiva. Si vamos a hacerlo debe ser ahora. ¡No tenemos tiempo de pensar!

Kurapica: Ciertamente, esa mujer es muy peligrosa para mi, pero ahora que el Líder está muerto, tal como Gon lo sugirió, me concentraré en recuperar los ojos de mis compañeros – Gon sonríe. Un mensaje llega al celular de Kurapica. Este lo lee y se sorprende. El mensaje viene de Hisoka – ‘¡Los cadáveres eran falsos!’ – la ira aparece en los ojos de Kurapica. Se pone de pie.

Gon: Kurapica.

Kurapica camina por el pasillo del hotel seguido de los demás.

Gon: Escucha. ¿Qué te ocurre Kurapica?

Leorio: Espera, ¿Por qué cambiaste de parecer de un momento a otro? ¿Qué te pasa?

Killua: ¿Era Hisoka?

Kurapica se detiene.

Gon: ¿Qué fue lo que te dijo Hisoka?

Kurapica: Dijo que los cadáveres eran falsos.

Leorio: ¿Qué? ¿Pero como puede ser eso posible?

Kurapica: Escuché que hay una persona con ese talento en su grupo – Kurapica se da vuelta y los mira.

Killua: Entiendo, usando el nen es posible crear una copia de tu propio ser.

Kurapica: Ciertamente, si se trata de un conocedor de nen con la habilidad de materializar ¡Diablos! ¡¿Cómo fue que no pensé en un truco tan fácil como ese?! – su celular suena - ¿Hola?

Senritsu: Kurapica, soy yo.

Kurapica: Senritsu, ¿Qué pasa?

Senritsu: La comunidad dejará de buscar a los miembros restantes del Ryodan. Escuché decir que descubrieron que provenían de las Estrellas Fugaces.

Kurapica: ¿Qué?

Senritsu: Los 10 ancianos dieron la orden directa de acabar con la guerra.

Kurapica: Ya veo.

Senritsu: Kurapica, ¿Qué vas a hacer?

Kurapica: Si ocurre algo yo me comunicaré – cuelga.

Gon: Kurapica, ¿Quién te llamó?

Kurapica: Un miembro de la misión. Dijo que la comunidad dio orden de no perseguir a los miembros del Ryodan.

Killua: ¿Qué?

Kurapica: Parece que cancelaron toda recompensa ofrecida para atrapar a los del Ryodan.

Killua: ¿Y por qué razón?

Kurapica: Vienen de la ciudad de las Estrellas Fugaces.

Leorio: ¿Qué dijiste? ¿Es eso verdad, Kurapica?

Gon: Un momento. ¿Qué es la ciudad de las Estrellas Fugaces?

Leorio: Oh, Dios. Realmente tú no sabes nada, Gon. Escucha, la ciudad de las Estrellas Fugaces es una ciudad de forajidos que no existen socialmente.

Killua: Todo comenzó con un esquema que separaba las diferentes razas. Lo inventó un dictador.

Leorio: Hoy existe la teoría que la ciudad está conformada por personas de diferentes razas. Como sea, después de muchos ires y venires esa ciudad se convirtió en un lugar caracterizado por no aceptar ninguna interferencia política. Se dice que cerca de 10 millones de habitantes viven de reciclar las basuras. Sin embargo, de hecho existen unas personas que les ofrecen una gran cantidad de armas y artículos valiosos afirmando que son sólo basura. Esas personas hacen parte de la mafia.

Gon: Eso significa que el Ryodan luchó contra la mafia.

Leorio: Sí, y a cambio la mafia obtiene un talento substancial. La gente que no existe socialmente es perfecta para actividades criminales.

Kurapica: Lo que quiere decir que las relaciones existentes entre los habitantes de las Estrellas Fugaces y la comunidad de la mafia son muy estrechas. El Ryodan rompió las reglas, y aunque venían de la ciudad de la desviación, quizás entre ellos existan más figuras excéntricas – Kurapica comienza a caminar.

Gon: ¿Para dónde vas, Kurapica?

Kurapica: Tengo algo que hacer – le dice sin voltearse.

 

 

Líder: Voy a leer el futuro del resto de los miembros del Genei Ryodan. Quiero que cada uno de uds escriba su nombre, fecha de nacimiento y el tipo de sangre aquí – les pasa hojas en blanco a cada uno.

 

 

Killua: ¡Imposible!

Gon: ¿Qué qué? Y ¿Por qué?

Killua: Cómo van las cosas, capturar al Genei Ryodan no servirá de nada.

Gon: Pero Killua…

Killua: Como ya no existe recompensa en dinero, solamente nos quedará el riesgo y es un riesgo demasiado grande.

Gon: Eso es verdad, pero atrapar al Ryodan no es algo que deba considerarse de poca importancia.

Killua: ¡Por esa razón te digo que nuestro objetivo ha cambiado ahora, Gon! ¿Acaso olvidaste cuál era el objetivo inicial?

Gon: La isla de la ambición.

Killua: ¡La subasta! Si comienza pasado mañana, ¿Qué piensas hacer si ya no puedes andar por ahí consiguiendo dinero?

Gon: Mm, a decir verdad, en lo que al juego se refiere tengo un plan secreto.

Killua: ¿Y cuál es tu plan secreto? ¡Dime!

Gon: Pero es un secreto…

Killua empieza a molestar a Gon agarrándolo del cuello, medio ahorcándolo y discutiendo con él.

Killua: Maldición, Gon. ¡Deja ese aire de persona importante!

Gon: ¡Ah! ¡Me estás ahorcando! Suéltame - Killua lo suelta y Gon se soba el cuello – Bueno, sea lo que sea, deja lo del juego en mis manos, yo me encargaré y vamos a perseguir al Ryodan.

Killua: ¿No estarás mintiendo, verdad? En realidad tienes un plan.

Gon: Sí, pero puedo garantizar que funcionará.

Killua: ¿Qué probabilidad hay de que en efecto vamos a ganar?

Gon: ¿Qué?

Killua: ¿Cuáles son las probabilidades de que tu plan funcionará? Una cifra aproximada.

Gon: Déjame ver. Yo creo que en un 70% – dice pensando

Killua: ¿Qué dices?

Gon: No, yo creo que pensándolo bien un 60% - Killua lo mira atentamente.

Killua: Aunque fuera sólo un 50% es algo más realista que ganar 6 billones en 2 días. De acuerdo, dejaré lo del juego en tus manos Gon. Sin embargo, es imposible pensar en enfrentar al Genei Ryodan sin tener ayuda de Kurapica. Si Kurapica se rehúsa te olvidarás del asunto. ¿Correcto? – Gon asiente feliz. Killua le da la espalda y piensa desolado: ‘Si me niego se pondrá más terco’ – suspira.

 

 

Hisoka lee su predicción en silencio.

“El sujeto de los ojos rojos visitará su almacén, la mitad de su cuerpo es la de un ángel y la otra es la del Dios de la muerte. Es bueno vender el secreto de las lunas, especialmente aquel que habla de noviembre, le gustará mucho. Un día cálido y tal como lo dispuso este invitado, te quedarás a solas con el hombre de la cruz invertida. Un abril falso será sacado del calendario. Esto hará que queden seis piezas”

Pakunoda se acerca a Hisoka, que está en un lugar alto.

Pakunoda: Hisoka, ¿Qué es lo que nos espera en el futuro? Déjame ver – alarga su mano.

Hisoka: Mejor no, porque si lo ves ya no será una sorpresa.

Pakunoda: Yo insisto.

Hay un silencio de unos segundos. Hisoka usa su Textura Engañosa sobre la predicción, sin que Pakunoda lo note y se la da.

Hisoka: Si así lo deseas.

Pakunoda lee la predicción, mientras Hisoka juega con sus cartas. Ella se sorprende.

Pakunoda: Miren esto – todos se reúnen a su alrededor.

Franklin lo lee - ¿Qué significa esto?

Nobunaga: Déjame ver – llega corriendo y le quita el papel de la mano y lo lee, pero Hisoka empieza a recitar la predicción que él creó.

Hisoka: “El invitado de los ojos rojos visitará su almacén y le ofrecerá un trueque. Le ofrecerá la espada del confinamiento y se llevará el secreto de las lunas. La Araña de once patas se convertirá en un viajero fatigado y perderá otras cinco patas. No debes salir de tu morada temporal porque tu también eres una de las patas”

Nobunaga desenfunda su katana – Hisoka… - lo mira con odio – Así que tu traicionaste a Ubog – Hisoka no le responde nada y saca una carta – Lo tomo como un sí – Nobunaga se dirige hacia Hisoka, pero Franklin se interpone – A un lado.

Franklin: Espera Nobunaga. Escuchémoslo primero.

Nobunaga: ¿No lo escuchaste ya? Nada de lo que diga me importa. Es muy claro que este bastardo traicionó a Ubog y permitió que el de los ojos rojos lo asesinara.

Shalnark: Oye, tranquilo. El Líder dijo que podíamos cambiar el futuro dependiendo de nuestras acciones. Así funciona la profecía.

Franklin: Hisoka, explícanos qué ocurrió esta semana.

Hisoka: No puedo decir nada.

Nobunaga: ¡Eres un bastardo!

Hisoka: Pero lo que sí les puedo decir es que la primera afirmación fue absolutamente cierta.

Nobunaga: ¿Lo oyeron? A un lado.

Franklin: Ya. Tranquilízate.

Shalnark: ¿Por qué no nos dices nada?

Hisoka: Si les digo, es igual a decirles lo que no puedo decirles, entonces, tampoco puedo decirles eso. Quiero decir, es que no diré lo que no puedo decir. No puedo. Eso es todo lo que puedo decirles – se levanta lentamente – Si no estás satisfecho, entonces, lucharé para protegerme.

Nobunaga: Maldición, mejor no – guarda su katana – Eres alguien duro de vencer. ¡Sólo bromeaba! – se acerca saltando rápidamente donde está Hisoka y al lanzarle el golpe a Hisoka, este desparece ante sus ojos y reaparece unos metros más arriba. Nobunaga mira al Líder y piensa: ‘Lo transportó en un abrir y cerrar de ojos’, pero mira bien y piensa de nuevo: ‘El que se transportó fui yo’ – Claro el Líder usó su nen para evitar la pelea.

Líder: Oye Nobunaga, quédate quieto – Nobunaga se voltea y mira a Kuroro.

 

Phinx: ¿Sabes si lo hizo el Líder?

Machi: Quizás. Es probable, pero no sé qué clase de talento utilizó.

 

Líder: Hisoka, te haré unas cuántas preguntas. Puedes decir:”No puedo responder” cuando haya una pregunta de la cual no sepas la respuesta. ¿Cuál es le secreto que se llevará?

Hisoka: La habilidad de lo miembros del Ryodan.

Líder: ¿Cuál es la habilidad del enemigo?

Hisoka: No puedo responder.

Líder: ¿Qué clase de estilo tiene el enemigo?

Hisoka: No puedo responder.

Líder: ¿La relación entre tú y el enemigo?

Hisoka: No puedo responder.

Líder: Bien, eso es todo. El invitado de ojos rojos en otras palabras, el Bastardo de la Cadena, es el enemigo que posee al menos dos tipos de habilidades: Una es la habilidad que usó para atrapar a Ubog y la otra es limitar la acción y el habla de Hisoka. La segunda habilidad obliga a la otra a cumplir con algún tipo de regla – se pone de pie con su libro abierto en la mano derecha – Probablemente las leyes que el Bastardo de la Cadena le dio a Hisoka son no mentir y no explicar nada acerca de él, supongo que es algo así - Hisoka sonríe maliciosamente en lo alto al escuchar la explicación de Kuroro – Si llegara a romper alguna de aquellas reglas, Hisoka moriría inmediatamente.

Hisoka: ‘Después de todo es bueno. Yo mismo acabaré contigo’ – pasa su lengua por los labios pensando en la futura batalla – Me quedaré aquí. Hay algo que deseo hacer antes de morir, así que no saldré de mi morada temporal.

En la parte baja, los demás interpretan la profecía de Hisoka.

Phinx: ¿Qué es un viajero fatigado?

Franklin: Significa que extraña su casa, su hogar. Si tratamos de regresar a nuestra casa vamos a morir en el intento.

Shalnark: Líder, ¿Qué vamos a hacer? ¿Nos vamos o nos quedamos?

Líder: Nos quedamos.

 

 

En al recepción del hotel, Leorio espera por Kurapica. Cuando aparece, Leorio se acerca a él.

Leorio: ¿Dónde has estado?

Kurapica: Estaba con la mafia de la comunidad. Fui a averiguar si hoy se llevará a cabo una subasta.

Leorio: ¿Y qué averiguaste? ¿Habrá una subasta?

Kurapica: No comprendo lo esencial de esto, aún no han recibido respuesta de la comunidad.

Leorio: ¿Por qué no les dices que todos los miembros del Ryodan siguen vivos? De esa manera la mafia podrá volverlo a pensar.

Kurapica: Probablemente la conclusión sea la misma. La comunidad tiene miedo de la fricción que pueda darse con los habitantes de la ciudad de las Estrellas Fugaces. Podríamos considerar atacar al Ryodan como van las cosas.

Leorio: ¿Piensas hacerlo tú solo? – Kurapica no responde – Es una completa locura. ¿Cómo piensas pelear sin el apoyo de la mafia? – Kurapica se voltea y lo mira.

Kurapica: Todo esto es un malentendido Leorio. Nunca he esperado ninguna clase de apoyo de ellos.

Gon y Killua aparecen corriendo a su encuentro.

Gon: ¡Kurapica! ¿Dejarás que te ayudemos cueste lo que cueste? ¿No es verdad que nos dejarás, Kurapica?

Kurapica: Ya no existe recompensa.

Gon: Eso ya lo sé, pero la razón por la cual quería detenerlos no es la misma.

Killua: ‘Kurapica, no lo aceptes, no lo aceptes’

Kurapica: Tu vida corre peligro.

Gon: Si es así, con mayor razón quiero ayudarte. Para eso somos amigos, no estarás solo, tú lo sabes.

Kurapica: Amigos, ya veo. Está bien, acepto. Vamos a reunirnos – Gon está feliz y Killua decepcionado.

 

Los cuatro se van a una sala del hotel, se sientan en unos sillones, alrededor de una mesa. Killua y Gon por un lado y en frente, Kurapica y Leorio.

Kurapica: Primero tenemos que encontrar quien espíe su escondite. Un intermediario.

Killua: Yo puedo hacer eso.

Kurapica: El objetivo es la mujer llamada Pakunoda. A los otros los puedes ignorar.

Killua: De acuerdo.

Kurapica: Necesito un conductor que esté a mi lado durante las operaciones. Leorio, ¿Puedo contar contigo?

Leorio: Eh, sí.

Gon: Kurapica, ¿Y qué voy a hacer yo?

Kurapica: Tú serás quien llame su atención. Quien cause un alboroto.

Killua: ¡Espera un minuto! Es una misión arriesgada, ¿Cierto? Debe enfrentarlos directamente.

Kurapica: Bueno, eso depende de cómo lo haga.

Killua: ¿Y cómo es eso?

Kurapica: Miren esto es muy simple. Mientras Gon llama su atención yo me dirijo hacia dónde está Pakunoda y la llevo hasta el auto. Dejaré que Gon decida la manera de hacerlo. Necesito al menos medio segundo, si es posible un segundo. Quiero que llames su atención.

Gon: ¿Me dices que por un segundo? – ‘Un segundo para esas personas equivale a…’

Kurapica: Gon, tú eres la clave. ¿Crees poder hacerlo?

Gon: Todavía no lo sé. Creo que lo pensaré.

Kurapica: ‘Si la subasta se lleva a cabo según lo planeado, el Ryodan atacará antes’

Gon: Kurapica, escúchame – Gon lo mira con decisión – ¿Me clavarías la espada del nen en mi corazón? – le dice, tocando su pecho.