Make your own free website on Tripod.com
::Hunter x Hunter::
Home
Prueba del Cazador
Principales
Participantes
Familia Zaoldieck
Torre Celestial
Genei Ryodan
Cazadores y Licencia
Nen
Rezos y Predicciones
El Autor
Liricas
Greed Island
Mapas
Episodios

Greed Island ~ Episodio 7

Episodio 7: Bandidos X Monstruos X Biscuit

En un edificio abandonado, un hombre está sentado en una silla, está tranquilo. Es Kuroro Lucifer, Líder del Genei Ryodan. Frente a él hay una consola encendida, sin necesidad de energía. Hisoka llega al lugar y lo saluda con su mano. Kuroro mira la consola y sonríe.

 

 

En el juego, los niños atraviesan un bosque corriendo, en su camino para llegar a Masadora.

Gon: Vaya al norte y llegarán a su destino.

Killua: Tengan cuidado con los bandidos que hay en el camino.

Gon: ¿Estás diciendo que nos encontraremos con bandidos si vamos al norte?

Killua: Sí, ya has podido apreciar las reglas básicas del juego – ambos dan un gran salto y se detienen a mirar a la niña que los sigue unos metros atrás

Gon: ¿Qué haremos con ella?

Killua: Ignorarla. Venceremos a los bandidos cuando sea que aparezcan.

Gon: ¿No será demasiado?

Killua: ¿Qué estás diciendo? Después de todo ella debe tener una gran fuerza de voluntad, ¡Apenas se encuentre en peligro, escapará!

Gon: Es cierto.

Siguen su camino sin esperar a la niña y mientras corren, Killua voltea hacia atrás para verla, ella los sigue a cierta distancia.

Killua: ¿Todavía nos sigue?

Gon: Hemos estado corriendo durante un largo rato.

Niña: ‘Aunque sólo son unos chicos, su estado físico es increíble!’

Los tres se detienen al detectar algo, una gran cantidad de ninjas aparecen frente a ellos. Los chicos se ponen en guardia

Gon, Killua: ¿Están preparados?

Todos los ninjas saltan y... Se arrodillan frente a los niños diciendo: ¡Por favor! ¡Sálvennos! – y luego se ponen a toser.

 

En la guarida de los ninjas, en una habitación se encuentran varios ninjas. En medio de la habitación hay una niña enferma en cama, a su lado está su madre cuidándola. También están Gon y Killua y en un rincón, la niña que los sigue. Uno de ellos les explica:

Ninja: Ella es una niña del pueblo – tose – Al comienzo la fiebre es suave, pero comienza a subir cada vez más hasta que eventualmente mata a la víctima. El proceso toma más o menos un mes. Sólo siendo medicado se puede  bajar la fiebre, pero por sólo una semana, una vez que se acaba el efecto de la medicina, la fiebre comienza a subir nuevamente – todos los ninjas tosen – Las medicinas son extremadamente caras y ya no tenemos provisiones. Todos están enfermos. Ya ni siquiera podemos ser bandidos.

Killua habla secretamente a Gon: Estas son las reglas del juego.

Gon: Ya veo.

Ninja: De seguir así, la chica morirá en cuestión de días!

Madre: ¡Algo de dinero por favor! ¡Muestren algo de generosidad! – les dice llorando

Gon: ¿Serán esas palabras clave? ¿Qué tendremos que hacer?

Killua: Quizás nos den alguna pista o herramienta a cambio de dinero.

Gon: ¿Cuánto tendremos que darles? – le pregunta a la señora

Madre: Hemos pedido donaciones a la gente de las aldeas, aún les debemos 800000.

Gon: Eso es todo lo que tenemos.

Killua: Han de saber eso de antemano ¿Cuándo apareció ella? – se refiere a la niña que los sigue.

Niña: Yo puedo entregarles 800000.

Killua: ¡Silencio!

Niña: ‘Te mataré!’

Gon: Muy bien, aquí hay 800000 – entrega el dinero carta

Ninja: ¡Muchas gracias! ¡Ahora habrá  esperanza para esta pobre chica!

La chica se mueve en la cama y otro ninja a su lado le pregunta: ¿Cómo te sientes?

Chica enferma: Papi, tengo mucho frío.

Padre-ninja: Se fuerte, un gentil turista acaba de darnos dinero. Papi te comprará algo de medicina mañana. Tienes que aguatar.

Chica-enferma: Tengo mucho frío.

El padre la abraza - ¿Qué puedo hacer? Si se sigue sintiendo así, puede que ni siquiera sobreviva la noche! Si sólo tuviese algo de ropa abrigada para ella... – todos los miran... y tosen.

Gon: Bueno... Si les sirve, tal vez mi ropa.

Padre-ninja: ¿Lo dice en serio?

Ninja: ¡Debe ser un ángel  enviado del cielo!

Ninja2: ¡Realmente me quedo sin palabras de lo agradecido que estoy!

Killua: De nada – ‘!Ahora, denos las herramientas o los consejos útiles!’ – todos tosen – ‘¿Nada de nada?’

 

Caminado fuera del pueblo de bandidos, alejándose de él, los niños caminan sin dinero y con menos ropa.

Killua molesto - ¡Demonios, hemos sido engañados!

Gon: Robados a cambio de nada – le dice tranquilo. Comienza a correr por el bosque

Killua: Ahora no tenemos ni un yeni. Olvídalo, encontraremos uno que otro monstruo en el camino.

Gon: Lo único que tenemos que hacer ahora es vencerlos y cambiarlos en alguna tienda, serán de seguro muy apetecidos. La batalla está por comenzar.

Killua: Veamos que es lo que pueden hacer.

Gon: Eres muy gentil. Me encantaría ver el resultado de tu arduo entrenamiento.

Finalmente se detienen, ya no hay más bosque, han llegado frente a un pequeño precipicio desde el que se ve un paisaje de montañas y tierra.

Killua: Ah

Gon: Sobre las montañas.

Killua: las rocas, ten cuidado del enemigo mientras te cuidas de los monstruos.

Gon: Sí - ambos bajan por la ladera y llegan al suelo

Killua: Vamos.

Gon: !Sí!

 

Una gran cantidad de cíclopes gigantes aparecen de la nada frente a ellos, los niños están muy sorprendidos.

Killua: Oh

Gon: ¿De donde salieron? – los cíclopes comienzan a atacarlos, mientras los niños tratan de evitar los golpes

Killua: ¿Son estos los monstruos que atacan turistas? ¿De dónde vienen?

Gon: 1, 2, 3, 4... ¡Son demasiados! – vuelven a ser atacados, ellos evitan el golpe, pero Gon decide atacar y con su puño con Nen ataca a uno en la cara, pero nada pasa. Ese mismo cíclope le lanza un ataque con su mazo, que Gon alcanza a evitar.

Gon: ‘La presión del viento es demasiado fuerte. Si nos golpean sería fatal’ – aterriza en el suelo.

Killua: ‘Ni siquiera un rasguño. No tiene sentido golpearlos, además son demasiados, hay que matarlos con un golpe!’ - Killua esquiva el mazo de uno de ellos y sube por su brazo hasta llegar a su cara y le da un golpe en el ojo – Gon, ataca al ojo – eso es lo que da resultado, al golpearlos en el ojo, se convierten en carta – Bingo, el ojo es su debilidad, Libro – guarda la carta del cíclope.

Otro se acerca a atacarlo, pero Killua sólo ataca su ojo, derrotándolo y así, con otro es lo mismo.

Gon: ¡Sólo tienen dos modalidades de ataque!

Killua: El golpe horizontal y reaccionar al ataque.

 

Gon ataca a otro en el ojo, en lo alto, la niña que los persigue, observa el trabajo de Gon y Killua con los cíclopes.

Niña: ‘Aunque son un par de niños algo inmaduros, no se les puede tomar a la ligera’

 

Los niños han acabado con todos los cíclopes

Killua: El cíclope gigante es sólo nivel G. Son una pura fachada, no son más que eso.

Gon: Algunos de ellos si mueren – lo dice porque algunos de los cíclopes quedaron en el suelo sin convertirse en carta.

Killua: Está bien. Todos los monstruos tienen hábitos y debilidades. Esas son las reglas del juego, porque ganaremos siempre y cuando mantengamos la calma. Aunque nos asustamos un poco al encontrar a los bandidos.

Gon: Este juego está comandado por el Ren, tenemos que conquistarlo.

Killua: ¡Sí, por supuesto! Muy bien. Sí, seremos los amos del juego, ¡vamos!

Gon: Bien.

Ante ellos aparece un animal gigante, una especie de lagartija gigante. Los niños no saben qué hacer, así que corren desesperados en dirección opuesta, seguidos por el monstruo. La niña sigue mirando desde lo alto tranquilamente.

Niña: ¿Qué harán ahora?

Los niños se esconden entre las rocas, a su lado pasa la lagartija sin notar su presencia

Killua: ¿Caminamos?

Gon: Sí.

Después que la lagartija se va, Gon y Killua salen de su escondite

Killua: No, ¡Nada parece lastimar a ese monstruo!

Gon: ¡Pareciera no tener ni una debilidad!

Killua: Tal vez tenga alguna debilidad oculta. El monstruo anterior era nivel G, la lagartija probablemente sea nivel A.

Niña: ¿Nivel A? – se pregunta desde lo alto.

Killua: En otras palabras, hay que atacar ante cualquier oportunidad, de lo contrario escóndete.

Gon: ¡Vamos a Masadora!

 

La niña se pone de pie y baja a derrotar a la lagartija y lo consigue sin mucha dificultad, todo esto sin que los chicos la vieran, así obtiene la carta

Niña: Respuesta equivocada – dice con la carta en su mano - Es sólo nivel E – se esconde en las rocas al sentir cerca a los niños y pasa inadvertida – ‘Si hubieran prestado atención habrían notado los peculiares movimientos de la lagartija y cómo trataba de esconder el lunar negro de su espalda, todavía son inexpertos’

 

 

En el punto de partida, están los miembros del Genei Ryodan que entraron al juego.

Shalnark: Nos encontramos en el mundo real. Esto no es más que un gigante escenario. Si el mapa es real, la isla ha de ser más o menos parte de Costa Rica, ¡Tiene que haber más de un Maestro del Juego!

Shizuku pregunta desde el suelo: ¿Maestro del Juego?

Feitang: El que controla la isla.

Phinx: Todo lo que sucede, todo lo que está aquí materializado, ¿Se debe al pder de voluntad de alguien?

Shalnark: Es muy probable.

Shizuku: ¿Qué haremos entonces?

Shalnark: Volver.

Phinx: ¿Volver?

Feitang: Si este es el mundo real, da lo mismo si volvemos o no.

Shalnark: Lo único que tenemos que hacer es seguir las reglas impuestas por el Maestro del Juego, mientras estemos en él, pero si estamos en el mundo real.

Phinx: Debe haber otra forma de salir de acá.

Shalnark: Es cierto, usaremos nuestros propios medios y ganaremos el juego.

Feitang: Ya veo. Somos bandidos.

 

 

En el lugar de los monstruos, los niños siguen avanzando. En el camino se encuentran con un pequeño monstruo, tiene forma de un balón peludo negro, con una cola que termina en un pequeño balón y patas de ave. Este golpea a Gon en la cara.

 

Killua: ¡Gon!

Gon: ¡Estoy bien! ¡No duele! ¡Qué molesto!

 

El monstruo empieza a saltar de un lado a otro muy rápido

Killua: Será sólo molesto? – dice siguiéndolo con la vista

Gon y Killua tratan de tocarlo, pero no lo consiguen

Gon: Eso estuvo rápido.

Killua: ‘No se puede’

Gon: ‘Es muy difícil agarrarlo’

Gon recibe otro golpe: Demonios, tenemos que capturarlo.

 

La niña está cerca de ellos y sólo los observa molesta

Niña: ‘Miren las líneas que se forman como objetos y no puntos. Observen con cuidado y así lo verán. ¡Existe un orden en el caos!’ – los niños sólo esquivan al pequeño monstruo – ‘!No malgasten sus excelentes de percepción!’

Killua: Deja de correr ¡Bastardo! – el monstruo sube a lo alto.

Gon: ¡Sólo un poco más y...!

Niña: Ya han pasado 10 minutos y todavía no lo atrapan.

Killua: ¡Olvidémonos de él y sigamos nuestro camino a Masadora!

Gon: Correcto – empiezan a correr seguidos por la niña.

Niña: ‘!Qué tontería! ¿Por qué no demuestran lo fuertes que son en vez de dar vueltas?’

 

Ellos se detienen ante otro monstruo, este tiene apariencia de caballo con una especie de tubo abierto de hocico y una cola muy frondosa.

Gon: ¿Es un caballo? Eso creo...

Killua: ¿Sin pelo? Mira esa cola.

Gon: Por lo que sabemos podría ser un enemigo feroz.

El caballo les lanza burbujas por el hocico, rojas y blancas y se las lanza a los chicos con su cola.

Gon, Killua: ¿Burbujas de jabón?

Los chicos miran las burbujas hasta que las blancas toman contacto con ellos y explotan.

Killua: Se pierden en el aire – toca una blanca que explota – Ejercen un gran cantidad de poder cuando explotan, pero a la vez no producen ningún tipo de destrucción.

Gon toca una burbuja roja, esta no explota - ¿Por qué las rojas no se revientan?

 

Niña: Tampoco se revientan las blancas cuando chocan contra las rocas. Están hechas de tal forma que sólo se revientan al contacto humanos, por el contrario, las rojas se revientan contra las rocas, es decir, algo que no se mueve, que se encuentre inerte. Esto permite controlar al enemigo dificultando el escape. En esta prueba para capturar al caballo tienen que entender la naturaleza de los burbujas, así verán que sólo hay que evadirlas con movimientos simples. Si el contacto es inevitable, tienen que pasar a un estado inerte (burbuja blanca) o activo (burbuja roja) dependiendo de la burbuja, pero esto parece ser un poco complicado para este dúo.

 

Ellos siguieron su camino sin capturar al caballo, pero nuevamente se encuentran con la lagartija gigante y corren desesperados. En el camino se encuentran con otros muchos otros monstruos, pero ellos no logran descifrar lo que deben hacer. La niña está muy molesta con el mal desempeño de los chicos.

Niña: ‘Estos dos... ¿Por qué? ¿Por qué no usan su energía? Sólo les falta pulirse un poco y serán imponentes como las montañas. Pero si esto sigue así algún monstruo o jugador un poco más violento que se les cruce ¿Los hará pedazos en segundos!’

Ante los niños aparece una armadura

Gon: Este se ve poderoso

Niña: ¡No! ¡Ya no puedo soportarlo más! ¡Gyo! – les dice desde lo alto

Los niños miran en dirección de la voz para ver quien les habló.

Killua: ¿Es ella?

Niña: Dejen de mirar alrededor. Gyo. ¿Pueden hacerlo? ¡Muéstrenme que sí! - los niños le hacen caso y usan Gyo en sus ojos – Ahora lo ven? No es más que una marioneta. No importa cuántas veces lo ataquen.

Gon: Es cierto. ¿Dónde está el que lo domina?

Killua: Sigue el aura.

Killua lo distrae y Gon sigue el aura, al final se encuentra una especie de ratón, que al verlo se convierte en carta, cuando pasa esto la armadura cae y se desarma. Gon recoge la carta.

Gon: Ratón Remoto: usa su poder mental para usar los objetos como defensa. Es muy tímido. Desaparece al encontrarse con otras criaturas. Ya veo – Gon corre con la carta en alto junto a Killua – ¡Tengo la carta!

La niña baja junto a ellos.

Niña: ¿Sabes usar Gyo? ¿Por qué tengo que recordarte que tienes que usarlo? Los he estado observando y no lo usaron ni una vez.

Killua: Bueno...

Gon se rasca la cabeza

Niña: Se olvidaron de ella – ellos ríen avergonzados, ella levanta un dedo - ¡Déjense de tonterías! ¡Gyo!

Killua: ¿Qué le pasa a esta tipa? –

Niña: ¿Qué vieron?

Killua, Gon: El número 1

Niña: Bien hecho, ¿Lo entienden ahora?. Desde ahora en adelante cuando levante un dedo usarán Gyo, digan que es lo que ven, usen Gyo. En cualquier situación en que sientan que sucede algo raro. ¿Entienden? Tienen que concentrarse al usar Gyo en algo que se mueve rápido. Este es el primer paso en la batalla. Sólo con práctica mejorarán la técnica.

Gon: Es cierto.

Killua: Hey, Gon.

Niña: Desde ahora en adelante yo seré su entrenadora, oferta especial, ¡No hay que pagar matrícula!, pero el entrenamiento será duro.

Killua: Déjate de tonterías, ¿Quién crees que eres?

Ella levanta su dedo, sólo Gon responde, era el número 5.

Niña: Correcto – apunta a Killua - ¡Tú! ¡200 flexiones! ¿Dudaste? Castigo ¡Perdiste el juego! ¡Apúrate!

Killua se molesta - ¡Tienes que estar bromeando!

En respuesta, ella sólo da un golpe con su puño a la roca detrás de ella, mostrando su  gran fuerza.

Niña: Yo era un Hunter mucho antes que uds nacieran.

Gon: ¿Antes de que yo naciera?

Killua: ¿Cuántos años tienes?

 

Gon, Killua ponen cara de sorpresa: ¡¿Qué?!

Gon: ¿57 años?

Killua: ¿Eres una viejita? – la niña ofendida le da un golpe a Killua

Niña: Pasé más de 40 años estudiando mi arte. Lo sé todo y mucho mejor que uds. Deberían estar agradecidos. Estoy dispuesta a enseñarles todo y más encima gratis.

Killua: ¿Y no nos vas a pedir nuestra opinión?

Niña: ¿Acaso algo te parece mal?

Killua: Por supuesto, ¿Quién eres tú?

Niña: Es verdad, olvidé presentarme. Soy Biscuit Puruka. No tienen por qué llamarme por mi nombre completo, simplemente llámenme Biscuit, ya que estarán bajo mi instrucción tienen que ser lo más rigurosos posible en cuánto a lo que les enseñe.

Killua: Nunca te lo pedimos, todavía no llegamos al punto en que tengamos que rogar por nuestras vidas. Gon dí algo.

Gon: Tienes razón, además, ya tenemos al Sr. Wing.

Killua: Correcto, ya tenemos un maestro, ¡Sólo seguimos sus enseñanzas!

Biscuit: ¿Maestro? El Wing que mencionaron, ¿Será el Wing de pelo negro? ¿El que usa lentes y tiene el pelo estilo punk? ¿Que se niega a vestirse bien y cambiar su estilo?

Gon: ¿Lo conoces?

Biscuit: Por supuesto, es mi discípulo.

Gon: Increíble... – le dice emocionado.

Biscuit: Pensar que alguien como él también se puede convertir en maestro. El tiempo vuela, la memoria de Wing nunca fue tan buena, pero igual creo que es apto para enseñar, así es. Entonces, para uds yo soy el maestro del maestro. De seguro eso me califica para entrenarlos, ¿no?

Killua: Por supuesto que estás calificada, eso si realmente eres quien dices ser.

Biscuit sonríe – Que niño más terco – le da un golpecito en la frente – Justo como me gustan, pero... Libro – saca una carta.

Killua: Eso fue hace poco – la carta era del pequeño monstruo peludo negro

Biscuit: Dicen que no han llegado al final del camino, pero miren esta carta. Tiene nivel de dificultad D. Ni siquiera es una carta designada, una carta común y corriente. Está bien si no la obtienen, pero muchos otros sí fueron capaces de obtenerla. Obviamente hay muchos que son más hábiles que uds en batalla. Entre ellos, muchos son malvados, los matarían en el primer encuentro, dirían que fueron obligados dada las circunstancias.

Los niños escuchan las palabras de Biscuit con atención, cerca de ellos un hombre los vigila, él juega con unas tijeras.

Hombre: Esos tres chicos, los haré pedazos. Un juego de niños para el Peluquero Loco.

 

 


Anterior

Siguiente